Cómo limpiar los hallazgos de pesca magnéticos y el metal oxidado.

Si alguna vez ha querido saber cómo limpiar con éxito metal oxidado, esta es la guía para usted. Te voy a mostrar la mejor manera de limpiar tus hallazgos de pesca magnéticos o cualquier metal oxidado en general.

Cómo limpiar los hallazgos de pesca magnéticos y el metal oxidado.

Así que acabas de pescar con imanes y has sacado un hallazgo interesante. Una cosa que encontrará es que siempre está en mal estado. El agua y toda otra carga de corrosivo hacen que se forme oxidación y corrosión en la superficie exterior. Esto devora lentamente el metal que se encuentra debajo. No puede revertir el metal ya oxidado, pero puede eliminar la podredumbre y guardar lo que queda. Uno de los mejores removedores de óxido es algo que probablemente tenga en casa. Esta guía le mostrará exactamente cómo limpiar metal oxidado en casa sin ningún equipo especializado.

¿Por qué se oxida el metal?

No todos los metales se oxidan. Si bien muchos de ellos pueden empañar y decolorar, generalmente solo el hierro y sus aleaciones, como el acero, se oxidarán. El óxido se crea debido a la oxidación del hierro. El problema es que el hierro reacciona fácilmente con el oxígeno y la humedad del aire. ¡O en el caso de la pesca con imanes encuentra el agua en un río o lago!

Si el hierro no se trata, eventualmente se desintegrará por completo, aunque esto llevará mucho tiempo. Por lo general, el óxido y la oxidación se pueden detener revistiendo el hierro mediante galvanización o pintura.

La mejor forma de limpiar metal oxidado.

Ahora bien, esta guía no toma en consideración algunas antigüedades preciadas hechas de hierro o acero. Nos estamos enfocando en hallazgos de pesca con imanes oxidados u otro metal oxidado de bajo valor. Si tiene algo de valor incalculable que necesita limpieza, siempre contrate a un profesional para que lo haga.

Paso 1: use un cepillo de alambre para quitar el óxido pesado.

Necesita un cepillo de alambre y una mascarilla antipolvo.

De profesión, soy un trabajador del metal y siempre que tengo metal oxidado para reparar y soldar, siempre comienzo con este paso.

Utilizo un cepillo de alambre rígido y froto vigorosamente el metal afectado una vez que esté seco. Al hacer esto, eliminará la gran mayoría del óxido. Este es un paso importante para evitar que el óxido se desarrolle aún más. Le recomiendo encarecidamente que use una máscara antipolvo desechable para este proceso. ¡El polvo de óxido y sus compuestos no son buenos para respirar!

Tan pronto como haya eliminado toda la corrosión y el óxido excesivos, puede pasar al paso dos.

Paso 2: elimina el óxido sobrante.

Ahora que ha eliminado la mayor parte del óxido, debe quedar una pieza de metal suave, aunque todavía de un color marrón oxidado.

A continuación, debe usar un paño o toalla viejo y seco y frotar la plancha. Esto eliminará las partículas de óxido y el polvo después del cepillado con alambre.

Una vez hecho esto, podemos aplicar nuestra solución antióxido. La solución está compuesta de vinagre blanco. El ácido del vinagre es perfecto para eliminar el óxido de la superficie. Aplicar el vinagre en toda la zona afectada y dependiendo del tamaño y dejar actuar alrededor de una hora. Después de que haya pasado una hora, puede verificar el progreso. Si la mayor parte del óxido ha desaparecido, puede pasar al paso tres. Si el óxido todavía está presente, repita el paso dos.

Use vinagre blanco casero para limpiar el óxido restante.

Paso 3: limpieza final y sellado.

Debería encontrar que ahora le queda un poco de hierro. Habrá algo de metal en la superficie, aquí es donde el óxido se ha comido parcialmente.

Ahora podemos usar un estropajo metálico para eliminar el óxido final y esto debería darle un poco de brillo a la superficie. Ahora dejamos secar la plancha y una vez seca damos otra limpieza con un trapo seco o toalla.

En el último paso queremos sellar nuestro metal para asegurarnos de que el proceso de oxidación no continúe. Encuentro que los mejores artículos para el hogar para este trabajo son el WD-40 o cualquier otro lubricante en aerosol inhibidor de la humedad. Hay otros aceites que podemos usar, pero el WD-40 funciona muy bien. Solo dale a la superficie un rocío decente y déjala secar. El WD-40 extrae cualquier resto de humedad de la superficie metálica y evita que entre más.

Además, si desea que se vea bonito, puede pintar la superficie con una pintura metálica decente como Hammerite. Esto proporcionará una gran protección futura al metal b evitando que la humedad y el oxígeno entren en contacto.

Una simple lata de WD-40 ayudará a sellar y proteger su metal de una mayor oxidación.

En conclusión…

Realmente espero que esta guía le haya mostrado lo fácil que es limpiar sus hallazgos de pesca magnéticos. O incluso cómo limpiar el óxido del metal en general. Es una técnica que llevo bastante tiempo usando y nunca falla. Si tiene alguno de sus propios consejos y técnicas, asegúrese de hacérmelo saber en la sección de comentarios.